En muchos casos, a la contabilidad no se le da la importancia que realmente tiene, considerándose una mera obligación mercantil y de soporte para el pago de impuestos, pero su ámbito va mucho más allá. Principalmente existen nueve razones para preocuparse de llevar correctamente la contabilidad. Estas razones son:

  1. Para poder deducirse las cuotas del IVA soportado de las facturas, además de la existencia del derecho por la realización efectiva de las operaciones que lo otorguen, se deben cumplir las exigencias de carácter formal que se establecen en la normativa reguladora del impuesto. Si no se cumplen todas las exigencias de carácter formal, pese a existir el derecho, este no puede ser ejercido hasta que no se cumplan, por lo que si no se registran correctamente las facturas, la Agencia Tributaria, si nos realiza una inspección, no permitirá que se ejerza la deducción hasta que las facturas estén correctamente registradas y así se refleje en los libros registro de IVA.
  2. Los administradores tienen responsabilidad frente a socios y terceros del daño que pudieran causar con sus actos y omisiones contarios a la ley, de manera que si las cuentas anuales que firman no se han realizado aplicando los criterios y las normas de contabilidad recogidas en el Plan General Contable, sobre ellos recaerá la responsabilidad.
  3. La dirección de la empresa debe extraer de la contabilidad y de los estados contables de la empresa información útil para la toma de decisiones, por lo que si la contabilidad de la empresa no se lleva correctamente, las decisiones que se tomen pueden, en el mejor de los casos, no ser las correctas, y en el peor pueden incluso abocar a la empresa al cierre.
  4. Los errores contables pueden derivar en errores en las liquidaciones tributarias y en incoherencias entre diferentes modelos tributarios, motivos ambos para que la Agencia Tributaria inicie una inspección.
  5. Además de la Agencia Tributaria y el uso interno de la información contable, las entidades financieras y los proveedores también utilizan la información contable para la concesión de créditos, por lo que si la contabilidad no se lleva correctamente, la empresa puede ver restringido el crédito.
  6. Una correcta llevanza de la contabilidad permitirá a la empresa conocer en todo momento lo que le deben sus clientes, así como detectar abonos pendientes de proveedores.
  7. Si los registros contables de los bancos se llevan al día, se evitarán cargos indebidos en las cuentas, procediéndose a la inmediata devolución de cualquier cargo incorrecto. Además, la empresa podrá confeccionar y seguir presupuestos de tesorería que evitarán tensiones de liquidez.
  8. El correcto registro de los apuntes de fin de ejercicio puede tener un importante impacto en la cuenta de resultados de la empresa y en la carga tributaria a soportar por el impuesto sobre sociedades, por lo que es muy importante realizar correctamente los asientos de amortizaciones, provisiones, así como imputar correctamente los gastos e ingresos en el periodo correspondiente.
  9. La contabilidad también debe registrar correctamente los inventarios de la empresa, algo fundamental, ya que si los inventarios sufren mermas, de cualquier índole, la contabilidad las detectará. Además el asiento de variación de existencias puede tener un impacto significativo en el resultado de la sociedad.

En definitiva, una buena gestión contable permite tener controlada en todo momento la empresa, por lo que el CEF.- desde sus orígenes ayuda a todos aquellos que quieren formarse en el área contable con diversos programas formativos, entre los cuales se encuentra el Curso de Contabilidad Avanzada el Máster en Dirección y Gestión Contable, y para los que quieran formarse en verano, el Curso de Verano de Contabilidad Práctica.